Jugando a...

domingo, 1 de diciembre de 2013

Darkwing Duck

 En esta ocasión despedimos el año hablando de uno de esos juegos conocidísimos del catálogo de la NES, que siempre estuvo ahí, pero que por alguna razón u otra nunca había jugado. Y cuando lo pienso, me pregunto cómo pudo ser que ese juego haya pasado tanto tiempo ahí, porque realmente me pareció bastante bueno.
Hoy voy a hablar del Darkwing Duck, un juego que conocí en mi infancia solo de vista, porque era el culpable de que los RockMan de family tuvieran cierto desfasaje en sus números (siendo el RockMan 5 original, el 6 para family, y el 6 original, el 7). Lo que ocurría era simple: en aquella época se había lanzado un tal “RockMan 5”, que no era otra cosa que un Hack, es decir, el Darkwing Duck, con el sprite de MegaMan como protagonista. ¿Por qué lo habrán hecho así? Cuando lo revisemos nos iremos dando cuenta.



Darkwing Duck se trata de un juego lanzado en 1992 por parte de Capcom, haciendo uso de aquella licencia que tuvieron en esa época para poder lanzar juegos basados en personajes, series y películas de Disney, licencia que supieron aprovechar, dándonos una basta colección de títulos de altísima calidad, como los Duck Tales (tanto de NES como de GameBoy), Rescue Rangers 1 y 2, Aladdín, los Magical Quest, entre otros.
El juego cuenta la historia de una ola de crímenes que ha afectado la ciudad donde vive este personaje, quien se verá encargado de detenerla. Así es que Darkwing debe escabullirse a través de seis niveles (los cuales podremos seleccionar el orden en tandas de tres) para así acabar con el malvado jefe final en una séptima etapa.



Este juego derrocha la calidad de Capcom de aquella época por todos lados. Los gráficos son geniales, el diseño de personajes y escenarios también cumplen perfectamente, y la música, aunque no tenga una melodía que sea tan característica y recordable, es bien del estilo de estos juegos.
La jugabilidad es el punto más fuerte de este juego, ya que Darkwing se mueve cómodamente, saltando, disparando con su pistola, colgándose de diferentes lugares para poder llegar a lugares más altos, hasta puede cubrirse utilizando su capa presionando hacia arriba.
Además de eso, el héroe posee una serie de armas secundarias (que al final me parecen pocas, y no hubiese estado mal agregar algunas más), que tienen todo tipo de finalidades, como disparar rayos de electricidad, o flechas que se pegan a la pared y que podemos usar como plataformas (similar al Super Arrow de MegaMan 5).



Pero a decir verdad, no estamos ante el mejor ejemplo de movilidad de los que hemos visto en juegos de la empresa y del mismo tipo de plataformas como los antes mencionados.
Es decir, a mi Darkwing me parece algo duro, que responde un poco tarde al control. Además, por ejemplo, al saltar queda por un breve momento pegado al suelo, por lo que la movilidad no se hace tan fluida como en otros juegos del estilo. Por eso creo que Darkwing Duck flaquea un poco en este apartado.
Además de eso, para los que se acostumbran al control y lo manejan muy bien, se encontrarán con un juego algo corto, y fácil. Creo que apenas el último jefe me complicó un poco la existencia, pero el resto del juego en sí es bastante fácil.
Pero ojo, no me parece un mal juego, no creo que esto tire abajo toda la calidad del título en sí, pero son factores que no lo hacen sobresalir por sobre los demás.



Quizás uno de los principales motivos por los que nunca le presté la debida atención a este juego es que, sinceramente, de niño no me atraía el Pato Darkwing en lo más mínimo. Creo que nunca llegué a ver un episodio completo.
Pero como lo he dicho en alguna ocasión, a veces no importa si la serie, película o saga en la que está basada un juego no es de nuestro interés, porque el juego en sí puede ser muy bueno. Este es uno de los mejores ejemplos.



Como párrafo aparte hago una breve mención a la versión de GameBoy de este mismo juego. En un principio, pensé en la posibilidad de reseñarla separadamente de esta, pero en realidad se trata de un port muy fiel a la versión de NES, un 90% fiel, diría yo.
Fue lanzada un año más tarde, en 1993, y cuenta la misma historia del juego de NES, con la misma cantidad de escenas, habilidades, armas, hasta la misma pantalla de selección, con las obvias diferencias que hay entre sistemas. Es un juego en blanco y negro (cosa que en lo personal no quita nada), y la música es más o menos similar.
Es claro que hay diferencias en el diseño de niveles y demás, pero son casi iguales, nada más que adaptados al tamaño de la pantalla del GameBoy por un tema de resolución.
Lo que sí, he notado una mejora respecto a la versión de NES en lo que tiene que ver con la movilidad. Siento que Darkwing Duck se maneja mejor en la versión de GameBoy, el control no se siente tan pesado, y el personaje no se congela luego de saltar, como mencionaba más arriba. Si me apresuran, diría que esta versión portátil es mejor que la de NES, corrigieron esos errores, además de que gráficamente es muy buena para la consola en cuestión, y tener esta joya del NES en cualquier lado gracias a la portatibilidad, es buenísimo.



(versión de GameBoy, igualmente recomendable, o más)

Así que, a modo de conclusión, creo que estamos ante uno de los grandes del catálogo del NES, que estoy seguro que muchos de los lectores conocerán y habrán disfrutado.
Ya vieron la pequeña cantidad de similitudes con la saga de MegaMan que hizo que conociera a este juego a través de ella, pero creo que es un juego que por sí solo llega a una calidad decente que lo hace una buena pieza del catálogo, que se podría merecer un 8, aunque le voy a poner un 7,9.
Hasta la próxima, nos leeremos en BIRCland.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿y qué opinas sobre el título de esta semana? Críticas, recomendaciones, aclaraciones, dudas, tu opinión, etc.... Comenta lo que quieras sobre el juego

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...